Los artistas de ‘Knitting Peace’ reflexionan en torno al circo y su poder para tejer la paz

Los artistas de ‘Knitting Peace’ reflexionan en torno al circo y su poder para tejer la paz

Presentamos a los seis componentes de la compañía Cirkus Cirkör que llegarán a Chile para el espectáculo, en un diálogo ficcionado a partir de las respuestas remitidas desde Suecia. Allí están ultimando los detalles de la producción que se presentará en el Teatro Municipal de las Condes del 1 al 12 de julio.

Participan en la conversación:

Aino Ihanainen: invertida, tejedor en directo
Alexander Weibel Weibel: cuerda floja, equilibrismo, violín
Ilona Jäntti: acrobacias aéreas, cuerda, pista aérea
Mikael Kristiansen: invertida, acrobacias, nudos y madejas
Matleena Laine: acrobacias aéreas, canto/letras de canciones
Samuel “LoopTok” Andersson: letras, música ”tejida” en directo

 

¿Qué aporta el circo a tu vida?

Alexander Weibel Weibel: Estaba estudiando para ser ingeniero, pero no era feliz. Entonces, después de tres años de carrera, cuando tenía 21 años, lo dejé y me apunté a una escuela de circo en Madrid. Ya tenía experiencia en las artes marciales y llevaba tocando el violín desde los 6 años, así que mi cuerpo ya tenía asimilado la unión entre lo físico y la música. Solo necesitaba alguna guía… Para mí, el circo es el arte máximo porque todo encaja en él. Hecho de un modo adecuado, todo puede llamarse circo y esto es lo que hace que el circo sea tan especial para mí.

 

¿Hacia dónde diriges los esfuerzos en tu vida y en el arte?

Ilona Jantti: ¿Para conseguir felicidad? ¿Qué trae la felicidad? No tengo idea. Pero soy feliz mientras lo intento. ¿Se trata solo de escapar del mundo real? Nunca he querido hacer un trabajo distinto al que hago.

Fragor Till Knitting Peace-Gänget: Creo que luchar por ir más allá de donde estoy en este momento y ser capaz de contribuir algo a los demás en cualquier sentido que me sea posible.

 

¿Por qué quisiste ser parte de Knitting peace?

Matleena Laine: Espero que inspiremos a la gente que vea el espectáculo para que, entre todos, podamos cuidar de nosotros mismos y de los demás. Vivimos en la tierra juntos. Mi sentimiento de responsabilidad como ser humano y de libertad como artista mueve mi deseo de influenciar el mundo de una manera positiva.

 

¿Tejer es un camino para crear la paz? ¿Puede marcar una diferencia?

Aino Ihanaien: Hay maravillosos tejedores por todo el mundo que han decidido usar su oficio para trabajar por el cambio. Creo en ellos y creo en el material con el que se teje. Quiero ser parte del movimiento y encontrar caminos para hacer que eso suceda.

Matleena Laine: ¡Por supuesto! Todo es posible si se tiene esperanza y fe. Me encantaría volver a ese tiempo cuando la fe en el cambio a mejor era algo intrínseco a las personas. Cuando esa clase de fe no era avergonzarse. En nuestro tiempo, ser cínico y duro es más fácil que ser gentil y buen compañero, pero ¿cuál es mejor? Yo voto por la empatía, por la amabilidad, por la cercanía y el amor, y estoy orgullosa de ello.

Samuel ”LoopTok” Andersson: ¡Totalmente! ¡Estoy seguro de que tejeremos mucha paz! ¡Se extiende como la risa! Y creo que el empeño, la lucha y la voluntad de todos jugarán un papel crucial.

 

¿Qué relación te une a las cuerdas, al tejer, a las madejas, a los ovillos, a los enredos…?

Aino Ihanaien: Aprendí a tejer cuando estaba en el colegio, pero por aquel tiempo lo encontré bastante aburrido. Un par de años después, lo descubrí de nuevo y perdí el norte por el mundo de las manualidades. Comencé a pensar sobre el tejer en el escenario y creé una gran variedad de estampados usando una aguja más delgada y mi cuerpo como agujas de tejer. Un día, estaba en casa tejiendo sin ningún motivo en especial y sin saber cómo, una marioneta vio la luz. A veces es así cómo funciona; el hilo parece que es quién me guía en vez de al revés.

Fragor Till Knitting Peace-Gänget: Fui un intenso jugador de videojuegos en mi infancia… mi relación con las cuerdas viene de tiempos inmemoriales, desde que los cables del sistema de los videojuegos me arropaban. Es imposible contar la cantidad de veces que he tenido que desenredar todos los cables de esa locura entrecruzada de infancia.

Samuel ”LoopTok” Andersson: Bueno, muchos de mis instrumentos tienen hilos o cuerdas; de hecho, desde que toco, la mayoría de mis instrumentos las tienen. Muchos de los sonidos base y percusión del espectáculo han tratado de mantener esos hilos tan presentes en la performance.

 

Volver Ir a Conversamos con