MAU Mapuche busca que "aparezca un pueblo que ha sido oprimido, pero que aún existe y que tiene cosas que aportar al mundo" | Fundación Teatro a Mil

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias MAU Mapuche busca que “aparezca un pueblo que ha sido oprimido, pero que aún existe y que tiene cosas que aportar al mundo”
14 enero 2016

MAU Mapuche busca que “aparezca un pueblo que ha sido oprimido, pero que aún existe y que tiene cosas que aportar al mundo”

Del 17 al 20 de enero se presentará en Santiago a Mil la ceremonia-performance a cargo de la compañía creada por el coreógrafo samoano Lemi Ponifasio. ¿Qué es? ¿Qué mensaje quiere entregar? y ¿qué significa para sus integrantes recuperar espacios significativos para el pueblo mapuche? Todo en la siguiente nota.

Por Karina Mondaca

En septiembre de 2015, una convocatoria hacía el llamado a hombres y mujeres pertenecientes a la Nación Mapuche (Wallmapu), y/o chilenos/as mayores de 18 años que fueran artistas, filósofos, músicos, bailarines, actores, poetas, artistas de video, artistas digitales, diseñadores o profesionales de carreras afines, que estuvieran interesados en participar de MAU Mapuche, una compañía artística a cargo del coreógrafo samoano Lemi Ponifasio.

Uno de los que acogió el llamado fue el actor Roberto Cayuqueo, que ya conocía el trabajo del director luego de participar en I AM MAPUCHE, montaje creado a partir de una residencia artística en Temuco y en Padre de las Casas durante 2014, en la que Ponifasio y su compañera Helen Todd compartieron con 12 artistas mapuches provenientes de las letras, las artes visuales, el teatro, la música y la danza.

“Me pareció interesante la iniciativa, no porque fuera un artista consagrado -porque hoy hay muchos directores hoy quieren hablar del conflicto mapuche-, sino porque venía de una cultura similar a la nuestra y, especialmente, porque se internaría en Wallmapu durante tres semanas para conocer en algo la cultura e intentar hacer una obra. El hecho de viajar, mantenerse y crear en el territorio mapuche es importante, habla de un intento de trabajar seriamente el tema”, recuerda Cayuqueo sobre su interés en participar de esa primera experiencia.

El paso por la Región de La Araucanía tuvo como resultado presentaciones en el Festival Internacional Santiago a Mil 2015, y una residencia artística en Nueva Zelanda en la que participó Cayuqueo y otros compañeros de I AM MAPUCHE. “Se terminó por armar un fuerte lazo y un reconocimiento, ya que como artistas provenientes de pueblos originarios tenemos una lucha dentro de nuestro entorno y es el dejar de ser mirados como folklore, para ser mirados como artistas contemporáneos que toman su tradición pero que construyen un nuevo arte, dejando de mirar a Europa como referente”, explica el actor.

Por todo esto, resultaba natural que el mismo Cayuqueo volviera a participar de un proyecto encabezado por Lemi Ponifasio, y así fue. Junto a él, otros artistas dieron comienzo a MAU MAPUCHE, una compañía artística cuyo primer paso sería crear su primer montaje: un espectáculo para el Festival Internacional Santiago a Mil 2016.

“Lemi no venía sólo a realizar una obra de teatro. Él venía a armar una comunidad de artistas”, explica Cayuqueo sobre el proyecto en el que se desempeña como Asistente de Dirección, por petición del mismo Ponifasio. Y continúa “Él busca entregarnos a algo más que a nuestros propios deseos y ambiciones individuales. Busca que el artista sea un líder en su comunidad, que no repita el patrón de lo que los poderosos quieren que hagamos, ya que sería fácil emular a la imagen clásica o al prototipo que la gente tiene de los mapuche. Él piensa el arte como real instrumento de cambio, de tanta responsabilidad como lo es la política, el arte no es para verme bonito, para que el resto vea lo bien que lo hago, debe ser algo mucho más grande que uno mismo”.

El reflejo de sus ancestros.

La Ceremonia-performance MAU Mapuche dio sus primeros pasos en el mismo mes de septiembre de 2015, en la Aldea del Encuentro de la Reina. Desde entonces, es interpretada por Agustín Cañulef Parra, Danitza Segura Licanqueo, Gabriela Arancibia Galdames, Margarita Monsalve Cuminao, Matías Cayuqueo Cortés, Paula González Seguel, Rallén Montenegro Aguilera, Ricardo Curaqueo Curiche, Rodolfo Pichunman Melin, Sandra Huenupan, Yasmín Millán Castro, Loreto Millalén Iturriaga, Nathalie Moris Caniulef, Cristián Waman y Valeska Minchel Lisboa.

En sus seis funciones en Santiago -que tendrán lugar en la Aldea del Encuentro, la Terraza Caupolicán del cerro Santa Lucía y el Centro Ceremonial de los Pueblos Originarios Mahuidache-, todos ellos vestirán de negro y se moverán en silencio en lugares icónicos para el pueblo mapuche, recordándole al público la existencia de su cultura.

¿Qué buscaba Lemi Ponifasio en los intérpretes de la Ceremonia-performance MAU Mapuche? ¿Cómo fueron trabajando el proyecto?

Él busca que sean el último reflejo de sus ancestros. Que desaparezca la individualidad y a través de estos cuerpos en silencio, aparezca un pueblo que ha sido oprimido, pero que aún existe y que tiene cosas que aportar al mundo. Fuimos trabajando siempre desde nosotros mismos, de las danzas que cada uno había visto, que a cada uno nos han ido enseñando, nos contamos las historias que en algún momento nuestros abuelos nos contaron y que nosotros, cumpliendo nuestro destino, volvemos a contar.

Trabajamos encontrándonos en nuestra diferencia, hay artistas autodidactas como Matías Cayuqueo, tejedoras y diseñadores como Loreto Millalén o Rodolfo Pichunmán, artistas escénicos como Margarita Cuminao, Danitza Segura, Sandra Huenupan, Rallén Montenegro o Agustín Cañulef, que es solista del Teatro Municipal. También hay artistas chilenos, que no tienen origen mapuche directo como Gabriela Arancibia o Cynthia Salgado en el diseño; pero ellas, como muchos chilenos, tienen objetivos y valores transversales, como lo es posicionar la causa del pueblo mapuche como un conflicto de estado, y que nos sensibiliza como un conflicto social y político, que es lo que no quiere asumir este gobierno. Un tema que tenemos pendiente como país.

Luego de la primera etapa de creación, en la que estuvieron con Lemi en Santiago, él partió a Nueva Zelanda. ¿Cómo continuaron el trabajo en su ausencia?

Mantuvimos el contacto. Yo me fui al sur a realizar una residencia en la comunidad de Ranquilhue en Tirúa, y algunos se siguieron juntando todos los domingos, a veces de a tres, a compartir un mate; otras veces se juntaban diez y hacían un purrun, practicaban los cantos o volvían a conversar y se contaban sus historias. Algunos viajaron a la residencia que estaba haciendo. Pero nos fuimos conociendo, nos mantuvimos unidos y nos acompañamos dentro de nuestros tiempos. Tengo la sensación de que no somos un elenco, somos un poco más que eso, porque no vamos y hacemos la pega no más. Tampoco somos una comunidad, pero quizás, el tiempo irá diciendo esas cosas, por mientras hay cariño y alegría de verse y de realizar esta performance.

¿Qué características buscaba Lemi en los lugares de presentación?

El acto de realizar la performance en el Cerro Welen (Santa Lucía), cerro sagrado para nuestra cultura y sitio de la fundación de Santiago, es un acto pacífico de recuperación. Por al menos 40 minutos que dura la performance, el cerro vuelve a recuperar el carácter espiritual que conservó hasta la llegada de la invasión española. La función que considero que también tiene un carácter de resistencia de la cosmovisión en la ciudad, es la que se realizará en la comuna de El Bosque, Mahuidache. Esta comunidad se funda cuando pobladores mapuche en los años noventa recupera un sitio baldío, lleno de escombros que se encontraban en la mitad de una población. Hoy es un espacio donde hay una ruka, un canelo y es un lugar de encuentro y de ceremonia. Es un espacio cargado de sentido, porque cada uno de nosotros como mapuche, creció en la periferia de la ciudad, en el margen. Son espacios que nos invitan a retornar y a recuperar el antiguo sentido de los espacios.

Ceremonia-performance MAU Mapuche se presentará de forma gratuita el domingo 17 de enero, a las 19 horas, en la Aldea del Encuentro (Avenida Alcalde Fernando Castillo Velasco 9750, La Reina); el lunes 18 en el Centro Ceremonial de los Pueblos Originarios Mahuidache (Julio Covarrubias 10365 esquina Jorge Luco, paradero 31 de Gran Avenida, El Bosque); y en turnos dobles a las 11 y 19 horas, los días martes 19 y miércoles 20 en la Terraza Caupolicán del cerro Santa Lucía.

Volver Ir a Noticias