Teatro Ictus y su nuevo montaje: "Si Gabriela Mistral es a la tierra, nuestra obra Costanera es el cemento, es el hoy"

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias Teatro Ictus y su nuevo montaje: “Si Gabriela Mistral es a la tierra, nuestra obra Costanera es el cemento, es el hoy”
25 septiembre 2018

Teatro Ictus y su nuevo montaje: “Si Gabriela Mistral es a la tierra, nuestra obra Costanera es el cemento, es el hoy”

El histórico Teatro Ictus vuelve con su nuevo estreno Costanera. Trabajado durante 7 meses, la obra – que cuenta con la dirección de Roberto Poblete y una dramaturgia colectiva con Juan Pablo Troncoso al frente- da como resultado un montaje que explora las diferentes dimensiones de Gabriela Mistral, una de las poetas más notables de la literatura chilena e hispanoamericana, demostrando que su figura no es sólo el premio nobel. Además, es interpretada por tres generaciones de mujeres: María Elena Duvauchelle, Paula Sharim y Nicole Senerman.

Por Constanza Rifo

Asistimos a un ensayo abierto en el teatro Ictus, metodología que acuña la compañía desde sus comienzos, y que se repite esta tarde para mostrarnos una escena de lo que será su próximo estreno. El público está compuesto por personas de diferentes edades, estudiantes, periodistas, organizaciones, entre otros. Nos inmiscuimos en el exhaustivo ensayo de la compañía y como es de costumbre, terminado el ensayo podemos sugerir cosas que aporten en su proceso creativo o hacer preguntas, lo que abre un espacio de diálogo horizontal en el que nos enteramos más sobre  su trabajo.

La escena que vemos es poco clara, pero divertida, se nota que nos hace falta un contexto. Están las tres actrices en el escenario y Roberto Poblete sentado en una butaca dirige sus actos inquieto, pero sin pasar por encima de sus ideas. Los textos se conversan y se prueban diferentes propuestas. “Roberto, creo que en esta escena no debería haber copete”, dice Senerman y cambian de idea haciendo la escena sin la petaca. Como dicen ellos “el escenario manda”. Bajo esta premisa, Poblete – que iba a estar sobre el escenario desde el comienzo- se quedó abajo.

“Esta obra está dirigida por todas, yo estoy abajo pero más que un director soy el primer espectador, cumplo la misma función que ustedes, y como soy un gallo que ha estado en el proceso tengo cierta propiedad en mi opinión, pero no es esa la que perdura necesariamente, el escenario es el que manda. Si mi idea genial no funciona, no se hace” agrega Poblete, quien retorna al teatro luego de ejercer como diputado por Los Ángeles. “Hace poco estuve en el parlamento por 4 años y volví acá y es como si hubiera habido un continuo, porque este es mi espacio” comenta.

Para montar Costanera la compañía se enfrentó a diferentes procesos creativos, enfocándose en un comienzo en una investigación exhaustiva de Mistral, que integró la mirada de expertos o estudiosos de la historia y de su vida. Adicionalmente, el elenco incorporó sus propias reflexiones respecto a la presencia de Gabriela en sus vida, entre otras cosas. María Elena, quien siempre tuvo un interés muy genuino por la figura de Mistral, comenta que nunca había tomado en cuenta lo importante que era para ella, entonces con la idea ya planteada, todo el equipo se entusiasmó.

“Yo confieso que no sabía nada de Gabriela Mistral y lo digo con vergüenza, pero era sólo lo que me pasaron en el colegio, nunca profundicé. Por otro lado está Roberto, Maria Elena y Nicole, que todos conocen bien su trabajo, y muy entendidos en su obra, y ahí empieza este estudio y consiste en leer, documentarse e invitar gente. Hicimos charlas con gente que conoce mucho la historia y luego empezamos a escribir en base a improvisaciones, para luego comenzar a ver de qué teníamos ganas, cómo había pasado Gabriela por nosotras, y esta etapa de improvisaciones empieza a concluir cuando se inicia la escritura”, comenta Paula Sharim.

La dramaturgia colectiva de Ictus no es un proceso sencillo, advierten. El objeto que van formando es producto de un pensamiento conjunto, que se re-piensa y re-estructura todo el tiempo, a través de las opiniones de ellos y del público. “Es difícil llegar a un objeto que nos deje a todos contentos, no somos genios, nos demoramos” dicen sobre sus tiempos para montar una obra, entendiendo que ésta nunca termina de hacerse y tampoco es siempre la misma. En ese sentido, Troncoso se incorpora como un ordenador de ideas, alguien que recoge todo el material y los ayuda a darle una estructura con un punto de vista externo.

“Este es el peor teatro para hacer currículum, mientras un actor de mi generación hace 5 o 6 montajes yo en dos años hago uno, que es lo que me demoro en montarlo y luego en funciones. Es una obra viva que nace con los brazos abiertos y se forma a través de la opinión del público. El teatro es con el espectador o no existe el fenómeno teatral” asegura Poblete.

“O te integras o te mueres. Uno viene de otra metodología, Teatro de Chile, que es de donde vengo, y con la Manuela Infante, también es creación colectiva, pero hay una decisión, acá es mucho más democrático y  se trabaja el texto donde todos opinan, en mis otras experiencias las modificaciones son pocas, no sucede así” comenta Nicole Senerman, acerca del proceso de montaje con la compañía.

En este nuevo montaje emerge la voz femenina de Ictus, y los hombres se convierten en facilitadores para que este material emerja desde un lugar secundario. Costanera es también, la mirada de hoy de este país desde la compañía y la gran voz que se escucha es la de la mujer, dialogando de esta forma con lo que pasa en el mundo, con lo que pasa en nuestra realidad.

Para Nicole Senerman, la actriz más joven del montaje, “si Gabriela es a la tierra, Costanera es el cemento, es el hoy. Queremos hablar de la Gabriela en registros en los que no se habla habitualmente. En una escena la María Elena habla de la Gabriela a los 12 años, porque también tuvo 12 años, siempre fue una mujer con abrigo, fue niña. Luego yo hablo de un sueño donde sexualizo a la Gabriela, ella es un ser sexual con un cuerpo, que hace el amor, y eso tiene que ver con que no es solamente el Premio Nobel, pues uno no es solamente esa representación pública. No es fácil. Cómo instalamos a tres mujeres hablando de mujeres, con el miedo de hablar de mujeres con hombres fuera, sobre una mujer que hoy probablemente sería muy feminista y lesbiana fuera del clóset”.

Finalmente, en esta obra reconocen que lo más difícil ha sido el esfuerzo por integrar el lenguaje, transitando por la actualidad y el relato de Gabriela, apropiándose de su poesía entre medio de textos que son absolutamente actuales, con la jerga actual, con un uso del lenguaje flexible que nos muestra que la realidad de Mistral dialoga constantemente con lo que vivimos hoy en día. A ratos se pasa directamente al texto original de Gabriela y de esa escena se entra a una nueva en la que Paula es una poetisa y María Elena la entrevista en una radio y el poema que lee Paula, que se adjudica como propio, es de Gabriela.

Costanera nace desde que Paula me está contando un sueño en el que va al Mall Costanera Center y ve a alguien que se suicida, y desde la muerte se entra en el tema de que la Gabriela tuvo 3 suicidios muy importantes en su vida, que fue el de su gran amor, el de su gran amigo y su hijo” explica Nicole sobre el título del montaje.

Uno de los objetivos de esta obra, destaca su elenco, es que la pueda ver gente joven adolescente y niños, que queden con la inquietud de conocer a Gabriela Mistral, a través de un montaje que no cuenta su biografía, pero que puede motivar la inquietud de explorar más allá de lo que entrega la educación formal en las escuelas hoy en día.

La obra se presenta jueves, viernes y sábados a las 20:00 horas a partir del 4 de octubre en la Sala de la Comedia y el día 11 de octubre se llevará a cabo una función especial para adultos mayores, como parte de nuestro programa en conjunto con Sura Chile, Al Teatro.

Volver Ir a Noticias