Espacios de reflexión en la danza chilena actual | Fundación Teatro a Mil

Usted está aquí

Home Pulso Cultural Noticias Espacios de reflexión en la danza chilena actual
3 septiembre 2014

Espacios de reflexión en la danza chilena actual

Por Dalal Leiva.

La danza, cada vez con mayor fuerza, está generando espacios de encuentro que buscan establecer un diálogo creativo e integrador entre la investigación teórica y la práctica, generando una conversación entre la danza y otras disciplinas, como la filosofía, la historia o incluso otras áreas como la gestión y la crítica, entendiendo a estas no desde categorías disciplinarias distintas, sino, desde una comprensión conexa. Aún cuando en estas actividades las problemáticas tratadas son siempre propias de la danza, los asistentes son profesionales de variadas disciplinas, artísticas o no, que siempre participan con la intención de dialogar en torno a diversos temas, como por ejemplo, la importancia de los procesos creativos más allá de los resultados coreográficos.

Las nuevas prácticas en la danza, en este último tiempo, han demostrado que necesitan generar otro tipo de contaminaciones e instancias de permeabilidad, como respuesta a esto han nacido instancias, institucionales e independientes, que han generado actividades que buscan el encuentro. En este sentido DenkTanz y Laboratorio son dos ejemplos.

Por una parte DenkTanz surge en el año 2013 como una iniciativa conjunta entre el Centro de Investigación y Memoria de las Artes Escénicas (CIM) y el Goethe Institut Chile. La actividad se crea a modo de conversatorios que se articulan con la intención de “pensar la danza”, tal como nos dice su nombre en alemán, lo que significa, además de establecer un vínculo con las teorías que hoy respaldan la disciplina, generar una instancia de encuentro en un espacio vivo de conversación, reflexión y pensamiento frente al estado actual de la danza chilena. De esta forma, DenkTanz se pensó como un espacio temático donde cada sesión se abordaban preguntas en torno a diversas realidades de la danza, pasando por la historia, la memoria, la educación, la exhibición y la creación, usando como dispositivo la acción de la pregunta, realizando en cada sesión paneles con múltiples cuestionamientos en torno a la danza y sus necesidades.

Este año el ciclo de conversatorios, que además contó con la exhibición de documentales como Rythm Is It!  de Thomas Grube y Enrique Sánchez y el aplaudido Pina de Win Wenders, da un giro y se enfoca en talleres, configurándose como un programa de encuentros para el campo de la danza que busca, a partir de convocatorias abiertas y gratuitas, crear un espacio para compartir visiones, herramientas y metodologías en torno a variadas áreas de desarrollo de la danza. Como comenta María José Cifuentes, investigadora, docente integrante de CIM: “El trabajo realizado en un comienzo derivó en que, este año, se creara una línea basada en herramientas para el sector, lo que propone dar solución a algunas de las problemáticas que habían surgido en la primera versión del proyecto”.

Por su parte Laboratorio, nace como una iniciativa de investigación disciplinaria desde el Área de Extensión del Departamento de Danza de la Universidad de Chile. Esta actividad, se plantea como un espacio de experimentación e investigación práctica, donde se invita a un/a creador/a escénico/a a probar sistemas de trabajo a partir de una temática o investigación en particular, tal como nos comenta su gestora, la bailarina, coreógrafa y docente Macarena Campbell: “Laboratorio, es un espacio abierto de investigación donde el creador experimenta estrategias, ideas, pensamientos, creaciones, sistemas, deseos, propuestas y todas aquellas “cosas” no nombradas o sin nombre compartidas con un grupo de personas”.  Lo interesante de esta propuesta es, justamente, la idea de abrir los procesos de búsqueda y experimentación personal de ciertos/as artistas con el objetivo de ser compartidos con participantes que quieran vivir una instancia de prueba y, a su vez, colaborar en el desarrollo de sus propuestas. Los perfiles de los asistentes a estas sesiones van desde profesionales y estudiantes de danza hasta profesionales de otras disciplinas, como músicos, artistas sonoros, entre otros, la condición es que estén dispuesto a experimentar desde una propuesta entregada para enriquecer desde diversas miradas un proceso en particular.

DenkTanz

DenkTanz. Por Lara Milerski

En la actualidad estos proyectos y muchos otros están en pleno desarrollo, y si algo tienen en común, es el énfasis que tienen todos en la apertura de las discusiones artísticas desde diversas formas de entendimiento. De esta forma, podemos distinguir un fenómeno en la danza que contiene un creciente énfasis en la experimentación, en abrir los procesos, en probar, pero sobre todo, en dialogar conjuntamente y con amplitud de miradas sobre las prácticas escénicas de hoy.

La danza está tomando conciencia de diversos aspectos de su creación y la práctica va poniendo un énfasis en la importancia de teorizar sus procesos y realidades, lo que lleva a su vez a desarrollar un sector cada vez más reflexivo en torno a su quehacer artístico. La danza está buscando algo justamente en el espacio que se dibuja entre lo práctico y lo teórico, y como vemos, no son precisamente respuestas.

Foto superior: archivo Laboratorio.
Volver Ir a Noticias